Ve a la primera parte de este artículo.


Artículo original de Holger Haase publicado el

18 de enero de 2009 en el sitio británico Den of Geek!,

propiedad de Dennis Publishing.

Las fotos que ilustran también

han sido tomadas de este website.


top_005_vampyres

5. Vampyres

(José Ramón Larraz, Gran Bretaña1974)

Desde la primera escena de Vampyres se hace muy obvio que nuestras dos damas  principales interpretadas por las carismáticas y espléndidas Marianne Morris y Anulka (quienes, muy sorprendentemente, no hicieron mucho después de esta película), estaban hechas una para la otra. Por lo regular, gustaban de abordar varones a quienes tentar con sus encantos para disponerse rápidamente a chuparles la sangre hasta dejarlos secos. Más que utilizar los colmillos habituales preferían cortar sus brazos con un cuchillo. Hay que recalcar que la herida de la que obtienen su banquete es de sospechosa apariencia vaginal.

Filmada en inglés por el director español José Ramón Larraz, esta es una película muy estimulante que se ha convertido correctamente en una obra de culto con el paso de los años. Por último, no todo es lo que parece y, como regularmente ocurre con este tipo de filmes, se debe de estar preparado para decidir que es lo que uno ha querido ver.

top_004_blood_spattered_bride

4. The Blood Spattered Bride

(La novia ensangrentada. Vicente Aranda, España, 1972)

The Blood Spattered Bride es una gema de película, visualmente asombrosa, narrativamente sorprendente y verdaderamente erótica. Alexandra Bastedo interpreta  en esta producción española de Vicente Aranda, a otra dama Karnstein que se aparece en vestido nupcial delante de la recién casada Susan (Maribel Marton) y la anima a matar a su marido, siempre anónimo, pero completamente sádico (Simon Andreu).

Esto puede leerse fácilmente como un panfleto feminista, sin embargo, la simpatía con los personajes gradualmente cambian; aunque el marido es retratado como un tipo despreciable desde el principio, finalmente terminamos sintiendo empatía con él, cuando se convierte en un personaje profundamente dañado perseguido por fuerzas más allá de su control.

Esta película es completamente lynchiana en su surtido de momentos-para-rascarse-la-cabeza-preguntando-qué-diablos-está-pasando, aún cuando Aranda -como David Lynch- logra crear un único e irresistible universo que funciona muy bien, a pesar de que a menudo busca darle un poco de “sentido” en los términos más tradicionales. ¡Miren la película y díganme que el personaje de Bastedo no los dejó con la boca abierta cuando es enterrada en la arena dejando ver únicamente sus pechos y una máscara de buzo en una extraña posición! ¿Y dos chicas en un sólo ataúd? ¡Por mí está bien!

top_003_the_hunger

3. The Hunger

(El ansia. Tony Scott, Gran Bretaña – Estados Unidos, 1983)

La mayoría de las películas en este Top 10 son europeas. Por alguna razón, las películas de  vampiras lesbianas parecen no tener un impacto tremendo en Hollywood. Puede haber un mensaje en algún sitio que no he encontrado aún. Entonces, resulta poco sorprendente que uno de los poquísimos ejemplos estadounidenses de este subgénero todavía tenga una muy fuerte presencia europea; con un director británico, Tony Scott, al timón y las estrellas Catherine Deneuve y David Bowie dejando espacio sólo para una americana, Susan Sarandon, con una contribución especial.

Por otro lado, la influencia estadounidense de la novela de Whitley Streiber en que se basa garantiza que, en cambio, tenemos una película que se instala al otro lado del mundo del viejo clan de las Karnstein. The Hunger presenta un Nueva York moderno acompañado de un cadencioso soundtrack que incluye a Bauhaus, entre otros. Los vampiros en esta película también son de una clase distinta a los habituales de Europa del Este, y en cambio, son presentados como criaturas que se alimentan de la fuerza vital humana en general.

Esta es una película altamente original,  y la crítica hecha a su énfasis en el estilo por encima de la sustancia, es apenas válida para un subgénero donde por lo regular domina la imaginería estilizada disfrazando una pobre historia.  Muchas de las escenas no son tan cadenciosas como el director hubiera querido, pero de una forma desconcertantemente naif es el recuerdo de una década abandonada al estilo policíaco. De todas maneras nadie puede negar que The Hunger destila clase.

top_002_daughters_of_darkness

2. Daughters of Darkness

(Les lèvres rouges, Harry Kümel, Bélgica – Francia – Rep. Fed. Alemana, 1971)

Daughters of Darkness, de Harry Kumel, tiene el honor de ser la primera -sino es que la única- película de verdadero terror surgida en Bélgica. El país no se ha dado a conocer por producir algo más. Daugthers… está libremente basada en la saga de la condesa Bathory, y presenta a Delphine Seyrig como la inmortal condesa que viaja acompañada de una hermosa dama (Andrea Rau) a un hotel fuera de temporada en Ostend.

Ahí se encontrarán con una pareja de recién casados (John Karlen y Daniele Ouimet). Ambas parejas están emocionalmente dañadas: una de ellas tiene que afrontar la ira de la dominante e inusual madre del novio; la otra tiene que tratar con la perspectiva de tener un miembro inmortal en constante necesidad de cambiar de compañía.

En muchos sentidos las dos vampiras parecen incluso más humanas y comprensibles que la convencional pareja de casadas, sino fuera por el hecho de que ambas están frecuentemente embarcadas en una espiral de matanza contra las jóvenes de la localidad.

Mientras la película ignora algunos de los clichés clásicos del cine de vampiros (no hay señal de colmillos por ningún lado), afortunadamente sí reconoce algunas de las viejas tradiciones: como los vampiros son generalmente alérgicos al agua corriente, una visita a la ducha les puede resultar de trágicas consecuencias. (Ese es un problema que a las mujeres vampiro parece no afectarles). Similar a The Shining, el elegante, pero vacío hotel le añade un tremendo valor a la dolorosa, pero bella, atmósfera.

top_001_the_vampire_lovers

1. The Vampire Lovers

(Amores de vampiro. Roy Ward Baker, 1970)

The Vampire Lovers, de la Hammer Films, es una producción absolutamente excepcional en cada uno de sus niveles, presentando un argumento agradablemente honesto que nunca desciende a forzadas vueltas de tuerca que terminan por lastimar los códigos del subgénero. Además de la experimentada dirección y fotografía, Vampire Lovers hace alarde del mejor cuadro de actores nunca antes visto para este tipo de filmes.

Se tuvo mucho cuidado para encontrar a la atractiva mujer de entre las que estelarizaron otras producciones de vampiras lesbianas, pero casi siempre se vinieron abajo a la hora de hacer el casting con sus contrapartes masculinas. Importantes actores como Peter Cushing, Ferdy Mayne, Douglas Wilmer, Jon Finch y John-Forbes Robertson complementaron el glamour de sus estrellas femeninas.

Lovers presenta a la muy apropiada Ingrid Pitt, Kate O’Mara, Madeline Smith, Dawn Addams, Pippa Steele y Kirsten Lindholm (quien terminó por tener papeles menores en tres películas de la Hammer sobre Carmilla Karnstein). Ingrid Pitt es, simplemente, la quintaesencial Carmilla, y esta película resultó ser la piedra angular en la cual ella fue capaz de construir su subsecuente carrera de actriz de culto.

Y antes de que lo olvidemos: sin The Vampire Lovers, tampoco habríamos tenido nunca las Vampiras amantes de la lujuria, de la serie Dr. Terrible’s House Of Horrible, de Steve Coogan…