40-year-old-virgin-posterAl ver esta película me sentí engañado. No porque esperara ver una obra maestra de la antropología sexual o un dechado de ingenio en la comedia, de hecho sabía que iba a ver un clon de película de los hermanos Farrelly y precisamente por eso, y por ser una comedia sexual con personajes adultos, esperaba regodearme en una crapulencia de sexo, desnudos y chistes de la más baja estofa. He de decir que en toda la cinta únicamente hay lo que puede denominarse desnudo –se le sale una teta (muy buena por cierto) a una mujer-, chiste que fue quemado en el trailer.

Y es por eso que me sentí engañado y decepcionado al ver Virgen a los 40, porque la película se promocionó con un excelente trailer, bastante jocoso y perfecto para engatusarnos, sin decirnos que lo único bueno de la cinta (y no me refiero a la teta) aparece en el mismo. Los únicos chistes buenos, las escenas más risibles, todo está en el trailer, convirtiéndolo en el mejor trailer del años para una de las peores películas.

Steve Carell y Catherine Keener en Virgen a los 40

Steve Carell y Catherine Keener en Virgen a los 40

Es increíble la contradicción en la que vive Holywood. Por un lado hay películas palomeras como La llave maestra o Chicas pesadas que intentan darle un respiro a sus respectivos géneros mediante la utilización de recursos poco usados –un final en donde ganan los malos en la primera y un enfoque feminista en la segunda- y que han triunfado ante la crítica y el público. Por otra parte, existen cintas que pretenden ser novedosas sin dejar de lado la corrección política, tratando de agradar al sistema y sin proponer nada nuevo.

Virgen a los 40 es American pie dirigida a lagartones que en la mitad de la vida promedio se encuentran viviendo su cuarta adolescencia. La película podría ser interpretada por postpúberes, adolescentes o adultos jóvenes y no existirían diferencias, el guión sería exactamente el mismo, así como la calidad del humor.

A riesgo de sonar como un adicto a la pornografía, uno de los principales errores en la cinta es que no haya desnudos, situación que por lo menos hubiera aportado algo diferente a lo visto en el trailer y la hubiera hecho más atractiva para el grupo hacia el que está dirigida. Además resulta absurdo que en la historia de un hombre que en toda su vida no ha conseguido ser desquintado y que en dos horas (así es, tan largo es el suplicio) de parloteo sobre sexo duro y rudo por parte de los amigos no haya desnudos que justifiquen la necesidad básica del personaje principal.

Seth Rogen y Paul Rudd en Virgen a los 40

Seth Rogen y Paul Rudd en Virgen a los 40

También es insoportable que al final se convierta en una comedia romántica cualquiera, perfecta para derramar miel sobre la pareja y salir del cine pensando que el amor es bonitos sentimientos y personalidades agradables, haciendo a un lado el ingrediente principal de toda relación pasional: el sexo.

Pero exagero. Si alguno no ha visto el trailer (¡y dale!) y tiene ganas de dejar su cerebro a descansar, entonces Virgen a los 40 es la opción perfecta para pasar una tarde. La película es ligera, simple, sin grandes pretensiones y es agradable ver una película sin grandes estrellas y no tan predecible como otras de la misma temática. Además el humor que maneja permite disfrutar también a las féminas y en ningún momento puede resultar ofensiva para ellas. De hecho, existe un personaje que sobaja y utiliza a las mujeres que es redimido al final.

Ahora que lo pienso bien, y sobre todo después de recordar la escena final, Virgen a los 40 recuerda mucho a aquellas comedias románticas de los 70 como Gata sobre el tejado caliente, pero, gracias al SIDA, sin el aire de liberación sexual que caracterizó el final de la era hippie, y aunque ahora no hay un Vietnam que justifique la subversión de la cinta, tampoco existe esa subversión, por lo que las buenas conciencias gringas pueden dormir tranquilas, esta película no alterara el status quo de su cerrazón mental.

Sitio Oficial: www.the40yearoldvirgin.com

VIRGEN A LOS 40
(The 40-Year-Old Virgin)
Dirección y Guión: Judd Apatow; Producción: Judd Apatow, Shauna Robertson, Clayton Townsend; Fotografía: Jack N. Green; Música: Lyle Workman; Edición: Brent White; Elenco: Steve Carell (Andy Stitzer), Catherine Keener (Trish), Paul Rudd (David), Romany Malco (Jay), Seth Rogen (Cal), Elizabeth Banks (Beth), Leslie Banks (Nicky), Jane Lynch (Paula)
EE.UU., 2005, 116 min.