Por: Héctor Rodríguez Elizalde

Sin lugar a dudas el género del kaiju eiga es uno de los más atractivos en el cine de ciencia ficción, también es uno de los más satanizados y criticados por los dizque puristas cinéfilos. Pero uno no puede negar el gran atractivo de este género nipón, puramente local, por lo que cualquier intento de imitarlo fuera de dichas tierras por lo regular fracasa o se vuelve risible.

Pero, ¿qué es exactamente lo que define a un Kaiju Eiga? Básicamente, la presencia de monstruos gigantes y al pensar en éstos hay un nombre que automáticamente le viene a uno a la cabeza: GODZILLA. Creado en los cincuenta, Godzilla es un personaje, temido, odiado, admirado, criticado y amado, todos saben quién es él. Dirán pestes o halagos pero una cosa es segura: la mayoría de la gente en todo el mundo lo conoce y si no han visto sus películas al menos reconocen su imagen.

Godzilla, el Rey de los Monstruos, es toda una bestia (en el buen sentido de la palabra) salida de la colaboración entre el legendario director japonés Inoshiro Honda, el productor Tomoyuki Tanaka y uno de los mas grandes pioneros en efectos especiales, Eji Tsurubaya. Tomando como influencia dos films sobre monstruos tales como King Kong (Cooper & Soedshack, 1933) y El Monstruo de Tiempos Remotos (The Beast From 20.000 Fathoms, Eugene Lourie, 1953), Godzilla es concebido como una especie de dinosaurio antediluviano, parecido a un tiranosaurio pero más torpón y crecido, de 120 metros (más o menos) al que la radiactividad despertó de su letargo para permitirle destrozar cuanto se ponía a su paso. Con el tiempo tendría su propia personalidad, pasaría de villano a héroe para finalizar como antihéroe solitario, que generaría tres series clásicas y una nutrida galeria de monstruos que nadie ha podido igualar.

Estos distintos períodos se conocen como:

La serie Showa, iniciada a partir de 1954 con Godzilla (Gojira), film que seria retitulado como Godzilla, King of the Monsters al ser distribuida en EE.UU. Sin duda la primera y la más larga serie, con las apariciones de algunos rivales o amigos como el descomunal lepidóptero Mothra, el dragón de tres cabezas King Ghidorah, el ave prehistórica Rodan, entre otros, incluyendo al mismo King Kong. Todos ellos algunos vez midieron sus fuerzas con el saurio nipón.

La serie Hesei, comprende desde 1984 a 1995. Esta saga se caracteriza por la gran continuidad de sus episodios y por ser casi en su mayoría versiones más nuevas y modernas de films clásicos, además de una gran remodelación en sus monstruos que tendría un regular inicio con Godzilla 1985 hasta culminar con la muerte del saurio en Godzilla vs. Destoroyah (1995) de Takao Okawara.

Y finalmente, entrando en el nuevo siglo, la famosa serie Milenium, saga cuyo inicio fue precisamente Godzilla 2000, película estrenada en occidente en cines y en video curiosamente para aprovechar el Boom(¿?) de Godzilla (1998) de Roland Emerich, espantoso film que sólo hizo añorar las películas japonesas con todo y sus maquetotas. Cabe mencionar que tras visionar dicho film el grito de todos los fans fue unánime: ¡queremos al de hule!

Godzilla 2000 tuvo buena acogida en Asia aunque no lo suficiente para la Toho, compañía creadora del saurio y propietaria de todo lo relacionado con él. Al año siguiente seguiría Godzilla vs Megaguirus (Mazaki Tezuka), regular film con tintes futuristas donde el saurio se enfrenta a una libélula gigante llamada Megaguirus. Aunque tuvo ciertos puntos a su favor, no fue el éxito esperado a comparación con películas anteriores de la serie.

Entonces, con el fin de darle un diferente ambiente al siguiente film de Godzilla, los ejecutivos de Toho reclutaron al joven director Shusuke Kaneko, que había adquirido gran prestigio con la nueva trilogía de Gamera, films que llenaron el hueco dejado por la ausencia de Godzilla durante cinco años a partir de 1995. Con tres películas, cada una mejor que la anterior, Kaneko dejó sorprendido a todo el publico al presentar a un Gamera modernizado y que lejos de provocar risa, como en el caso de las películas de los 60, que lo presentaban como amigo y protector de unos niños repelentes en aventuras de una ñoñería insoportable, razón por lo cual dichos filmes nunca fueron considerados a la altura de los de Godzilla.

Con una trilogía de filmes que combina terror, acción, humor y unos efectos especiales excelentes considerando el presupuesto con que se contaba por parte del Daiei (compañía con los derechos de Gamera), presupuesto que fue recompensado con gran visión y muchas ganas de impresionar al publico. Algo que últimamente no atina a hacer la compañía rival, Toho Company, que se caracteriza por su absoluto control sobre los filmes de Godzilla, además de sus ajustados presupuestos y poca cooperatividad, cosa que lleva a un asunto que muchos de los fans no comprendemos, ¿quieren tener éxito y para la siguiente película reducen el presupuesto? Háganme el favor.

Por lo tanto, la elección de este director era el sueño cumplido para todos los fans de Godzilla que considerábamos que era ya justo que el saurio radioactivo tuviera un film definitivo dentro del género. Shusuke Kaneko se haría cargo de la película número 25 de Godzilla (si no contamos al bodrio americano, claro). Después de muchos rumores y noticias, la información fue confirmada públicamente por Toho, y tabién supimos que el filme se titularía Godzilla, Mothra, King Ghidorah: Daikaiju Soukougeki (apodada GMK por los seguidores), nuevo clásico de la saga y considerado por muchos (incluyéndome) el mejor de la serie Millenium.

Con un guión de Keiichi Hasegawa y Masahiro Yokotani, y el propio Kaneko, el film seria una historia mística y fantástica sin ser tanto de ciencia ficción, con un extraordinario ambiente épico y una seriedad poco vista en toda la saga de Godzilla, además de un jugoso festival de guiños y homenajes a los filmes anteriores del saurio. No por Nada Kaneko se considera fan de Godzilla y siempre había soñado dirigir un film del susodicho monstruo. Los fans también lo soñábamos, aunque desgraciadamente Kaneko dejo el listón muy alto con la saga de Gamera, especialmente con Gamera 3: Revenge of Iris, por lo que las comparaciones entre ambos filmes serían inevitables.

La historia se plantea en un universo alterno, es decir, sin tomar en cuenta ninguna de las anteriores películas de la serie con excepción de Godzilla 1954. La capital de Japón fue atacada y casi destruida por Godzilla en los cincuenta. Desde entonces, Japón ha disfrutado de un gran periodo de paz (cabe señalar que jamás se ha visto a ningún otro monstruo además de Godzilla) pero esa paz se ve afectada cuando un submarino del ejército japonés detecta una extraña presencia en el fondo del mar. El piloto informa a sus superiores quee la silueta que vio coincide con la de Godzilla, pero muchos se niegan a creer esa posibilidad, con excepción del Comandante Tachibana ( Ryudo Uzaki) quien vivió en carne propia en su niñez el ataque de Godzilla por lo que no descarta que el monstruo atómico regrese aunque ignora la causa de este regreso.

Por otro lado tenemos a su hija Yuri (Chiharu Niyama), reportera de un programa de poca monta que se dedica a investigar misterios sobrenaturales tipo el monstruo del lago Ness, Pie Grande, etc. En uno de esos reportajes ella y sus colaboradores son testigos de la aparición de Isayama (Eisei Amamoto), un extraño hombre que les anuncia que Godzilla regresará muy pronto. Intrigada por esto Yuri se dedica a indagar el paradero del anciano, encontrándolo en la cárcel de un pequeño pueblo. Ahí ella recoge su testimonio mientras el anciano les advierte que Godzilla ha vuelto más peligroso y destructivo que nunca, alimentado por los espíritus de las personas que murieron durante los ataques del primer Godzilla y que ninguna arma humana podrá detenerlo. La única esperanza para hacer frente a esta nueva amenaza será la aparición de tres monstruos, los dioses guardianes de Japón: King Ghidorah, Mothra y Baragon.

Yuri trata de comincarle esto a su padre pero él no cree la historia, mientras el ejército detecta la presencia de Godzilla, que arrasa pueblos y aldeas mientras se dirige a Tokio. Cuando las fuerzas armadas japonesas tratan inútilmente de detenerlo, los tres monstruos guardianes comienzan a despertar dispuestos a enfrentar a la terrible amenaza de Godzilla.

Estamos ante una historia sin duda plagada de misticismo y profecías, combinados con elementos de suspenso y terror, como los ataque de Godzilla en medio de la noche lluviosa. Cabe señalar que aquí Godzilla es presentado como toda real amenaza, incluso su aspecto ha cambiado, mostrándose encorvado y inexpresivo con unos aterradores ojos blancos que hacen notar la maldad que posee. A diferencia de varios de los anteriores filmes aquí no es presentado como un antihéroe sino como un auténtico engendro del mal, un asesino de masas. Es memorable la escena en que dispara su fuego atómico evaporando todo un pueblo mientras el hongo atómico se contempla a través de la ventana de una escuela que se encuentra a gran distancia.

Además de incluir guiños a otros films de la serie de Godzilla, en especial del original del 54, Kaneko se encarga de plantear pequeñas subtramas que tal vez para el espectador promedio pasarán inadvertidas, pero al descubrirlas causan impacto. Al respecto debo decir que algunas salen sobrando, como la escena del hombre que orina en un retrete mientras Godzilla se acerca. No sé qué quería Kaneko con esto, pero en mi opinión está fuera de lugar.

La dirección de Kaneko es excelente, tomando en cuenta el limitado tiempo de filmación y producción, cuyo resultado se resiente mucho al final del film. La historia no es perfecta, con cabos sueltos y situaciones sin resolver. Además, Kaneko tiene la horrible tendencia de plantear escenas de humor fuera de lugar en varias partes de la película, en especial durante algunas desgracias y momentos de destrucción como el mencionado incidente del retrete, por ejemplo.

Algunos personajes no terminar de cuajar, no se sabe mucho de ellos y no llegan a mantenerse en la memoria del espectador. Aunque muchos señalan que la relación del Comandante Uchibana y su Hija Yuri no tiene química y es poco creíble, a mí personalmente me parece muy correcta y por momentos conmovedora, en especial durante el final. Los efectos especiales son muy buenos con uso extensivo del ordenador, en especial durante el combate en Tokio, entre Godzilla, Mothra, y King Ghidorah. No se puede decir lo mismo del combate con Baragon en medio de la montaña que en algunas tomas se nota muy artificial.

El film se estrenó el 15 de diciembre de 2001 en Japón. Tuvo mucho éxito aunque por debajo de lo esperado según la Toho Company. Ahora la pregunta obligada es: ¿GMK es tan buena como se esperaba? La respuesta es sí y no. Si bien es cierto que GMK es la mejor película desde G54, también es cierto que es una película mejorable en muchos aspectos. La banda sonora de Ko Otani no es francamente memorable, y algunos efectos visuales se notan muy irreales, en especial durante la transformación final de King Ghidorah, que curiosamente ahora se pasa al bando de los buenos por primera (y espero que única) vez. Por otra parte, muchos efectos sobresalen, en especial Mothra, que ahora vuela de una forma realista y no parece un simple peluche con hilos. También hay que mencionar el rayo atómico de Godzilla, más espectacular que nunca.

La película es buena pero las comparaciones con la serie de Gamera serían inevitables y la conclusión para muchos fans es que GMK no se compara con Gamera 3: Revenge of Iris, en historia y efectos especiales, entre otras cosas. Es cierto, la película de Gamera es mejor (so what????) Como se dice por ahí: la expectación es el enemigo, hay que visionar el film como uno más de Godzilla sin tomar tanto en cuenta la saga de Gamera. Es muy cierto que la tortugota tiene lo suyo, pero en mi sacrosanta opinión no es tan carismático como Godzilla, con todo y su trilogía, historia, personajes, monstruos, música, efectos especiales y demás fregaderas. Estamos ante uno de los mejores filmes de godzilla, tal vez no con tanta acción y aventura como otros del género, pero sí con elementos lo suficientemente válidos para hacerlo un excelente film. Tal vez no sea el mejor Kaiju Eiga de la historia, muchos opinan que es Gamera 3, yo tengo mis dudas, pero sí es uno de lo mejores filmes dentro de la saga del saurio radioactivo y una visión diferente de su universo.

Por supuesto que aquí no terminó esta saga. Después le seguiría, al año siguiente, Godzilla X MechaGodzilla, dirigida por Masaka Tezuka (otra vez este cuate, se me hace que se mocha) y posteriormente Godzilla X Mothra X Mechagodzilla, también de Tezuka (es seguro, se mocha), aceptables films pero que no aportaron nada al género, para finalizar con Godzilla Final Wars (2004) de Ryuhei Katimura, el director de la famosa Versus. Por lo pronto , la Toho ha anunciado el cierre al menos por ahora de la saga del Gran G. Yo como el ciego, hasta no ver, no creer.

Este film ni por asomo se estrenó en México en los cines, ni en video ni en formato DVD, sólo por televisión por cable en Cinema Golden Choice, donde la titularon Godzilla vs los Gigantes ¿?. Pero sí está disponible en Gringolandia en DVD región 1 junto con otros títulos de la saga además de la mencionada trilogía de Gamera. Si eres fan serio su visionado bien vale la pena.

PD. Si quieren saber más acerca de las películas de Godzilla, les recomiendo la siguiente página:

Godzilla en castellano: www.godzillaencastellano.es.kz, la mejor (y única) página en castellano, con información y análisis de las películas de Godzilla, además de contar con un foro de participación para los fans, de visita obligada.

GODZILLA, MOTHRA, KING GHIDORAH: EL ATAQUE TOTAL DE LOS MONSTRUOS GIGANTES
(Godzilla, Mothra, King Ghidorah: Daikaiju Soukougeki)
Dirección: Shusuke Kaneko; Guión: Keiichi Hasegawa, Masahiro Yokotani, Shusuke Kaneko; Producción: Shogo Tomiyama y Hideyuki Honma; Fotografía: Kenji Takama; Música: Ko Otani; Edición: Isao Tomita; Efectos Especiales: Makoto Kamiya; Compañía Productora: Toho; Elenco: Chiharu Niiyama (Yuri Tachibana), Ryudo Uzaki (Almirante Taizo Tachibana), Masahiro (Teruaki Takeda), Shiro Sano (Haruki Kadokura), Takashi Nishina (AD Aki Maruo), Kaho Minami (SDF Intelligence Capt. Kumi Emori), Shinya Owada (SDF Lt. Gen. Katsumasa Mikumo), Eisei Amamoto (Hirotoshi Isayama), Hiroyuki Watanabe (Yutaka Hirose)
Japón, 2001, 105 min.